Inicio » Fotos » Ver Foto: Estatua ecuestre de Felipe IV

Estatua ecuestre de Felipe IV

Incluir esta foto en un foro o web

foto a 150 px de ancho

para WEB:

para FORO:

foto a 400 px de ancho

para WEB:

para FORO:

Estatua ecuestre de Felipe IV

Se dice que la estatua ecuestre de Felipe IV está entre las 3 mejores del mundo. Es una obra de una calidad excepcional. Está situada en el centro de la Plaza de Oriente mirando hacia el Teatro Real. Pero no siempre estuvo allí. La ubicación original fue el Jardín de la Reina, un patio del Palacio del Buen Retiro ya desaparecido. Más tarde, fue trasladada al Real Alcázar de Madrid, hasta que sufrió el famaso incendio en la nochebuena de 1734 que lo dejó inservible y de cuyas cenizas renació el nuevo Palacio real que ahora conocemos. Allí estuvo hasta que en 1843, por orden de Isabel II, se colocó en el emplazamiento actual.


Un poco de historia

Cuentan los libros de historia que Felipe IV deseaba tener una estatua ecuestre majestuosa, mejor incluso que la de su padre, así que escribió a Doña Cristina de Lorena, duquesa de Toscana, para que el mismo escultor acometiera la faena. Pero no se conformaba con eso: quería que el caballo marchara al galope.

Y así fue como al escultor Pedro Tacca se le encarga esta "marrón" que tenía bemoles pues hasta el momento nadie se había atrevido a realizar una escultura semejante. Para que el escultor supiera cómo era el rey, se le enviaron a Florencia dos cuadros pintados por Velázquez. Pero este no era el problema principal: ¿cómo se podía hacer una estatua ecuestre como único apoyo las patas traseras? por lo visto este tema le traía de cabeza al pobre escultor hasta que según dice la leyenda, Galileo Galilei le sugirió hacer la escultura en dos partes: la de alante hueca, y la de atrás maciza, para que pudiera mantener el equilibrio. Fue la primera escultura hecha así y el nacimiento de esta técnica que se empleó en los siglos posteriores.


La estatua ecuestre

La estatua ecuestre de Felipe IV está hecha de bronce, y fue concluida en 1640. Al año siguiente llegó a España. Posteriormente se la colocó sobre un alto pedestal decorado con dos bajorrelieves en sendos laterales: uno de ellos es una alegoría a las artes y a las letras, y el otro muestra a Felipe IV otorgando a Velázquez la Cruz de Santiago. Se debe a los escultores de cámara Francisco Elías Vallejo (1782–1850) y José Tomás (1795-1848), quienes finalizaron el conjunto escultórico en 1843. En las otras caras se sitúan dos lápidas con inscripciones alusivas a la inauguración del monumento, promovido por la reina Isabel II.

La base, hecha en piedra de granito, está custodiada por cuatro leones de bronce, ubicados en posición de descanso en cada esquina. Un bloque rectangular, dispuesto oblicuamente en relación con el pedestal, les sirve de asiento. Las figuras fueron fundidas por Elías Vallejo.

En el lado este de la base, frente al Teatro Real, se emplaza la escultura de un anciano, igualmente realizada por este último escultor, que simboliza al río Jarama. Bajo la misma hay colocada una fuente, conformada por dos pilas en forma de concha, cuyas aguas se depositan en un pilón semicircular.

Este esquema se repite en la cara oeste del monumento, enfrentada al Palacio Real, en referencia al Manzanares. El anciano que representa a este río aparece apoyado sobre una vasija, de la que brota un surtidor, que arroja agua a las conchas y éstas al pilón.

En los frentes del monumento se situaron dos fuentes en forma de concha, sobre las que una alegoría de un río (representada por un anciano) vierte agua en una urna. Un león de bronce en cada una de las esquinas completan todo el conjunto que realizaron los escultores de cámara Francisco Elías y José Tomás.

Autor: Juan Antonio Jiménez

Esta foto ha sido vista 11.503 veces

Autor de la foto

Juan Antonio Jiménez Torres

Comentarios

número de caracteres restantes: 500





Buscador