El Puente del Generalísimo

El descubrimiento

Luis de Vicente Montoya (Vicepresidente de Gefrema) y José Antonio Zarza López, realizaron a finales del año 2007, con motivo de la peatonalización de la zona lindante con la tapia del Club de Campo, que supuso una rebaja del nivel del suelo, el descubrimiento de lo que, comparando algunas de las fotos de Albert-Louis Deschamps de este puente al finalizar la Guerra Civil, sería un dintel bajo la citada tapia, desde la orilla derecha del río Manzanares, que por debajo de esta tapia permitía alcanzar la otra orilla, donde curiosamente se conserva una piedra rectangular o “pilote”, que pudo ser la sujeción de este último y postrero paso o alguno anterior.

La labor de recuperación y limpieza realizada por Gefrema sobre los restos de ambas orillas  los días 13 de enero y 11 de mayo de 2008  demostró la equivalencia de los restos con las fotos de Deschamps, certificando definitivamente el hallazgo del que se hacen eco afamados y leídos escritores, como Rafael Fragua, habitual en las columnas de el diario “El País”. En ambas jornadas se colocó, con esfuerzo y financiación de Gefrema, un doble cartel señalizador en ambas orillas, con fotos y texto alusivo al valor histórico de los restos recuperados y que deben ser preservados y estudiados en el futuro.

El Puente del Generalísimo

La necesidad de paso hacia los terrenos ganados en la Ciudad Universitaria, por parte del ejército de Franco, requería desde el primer momento en que se toman, 15 de noviembre de 1936, un acceso lo más seguro y protegido posible, para lo cual se tendieron más de veinte pasarelas y puentes, con todas las variables técnicas improvisadas, en una situación de emergencia como es una contienda, lo que obligaba a trabajas de noche, con humedad y sufriendo un incesante acoso artillero y de fusil. Los pontoneros y zapadores, intentaban completar sus trabajos, cada vez más completos, en una sola jornada, con soluciones, como pasarelas deslizantes, protección con sacos terreros, diques de hormigón, paneles metálicos para evitar los disparos, etc., pero las más de las veces eran las avenidas del río Manzanares, especialmente en otoño e invierno, las que se llevaban de cuajo los intentos de comunicación definitiva, sufriendo desde baterías de Puerta de Hierro y desde la zona del Puente de los Franceses, la acción destructora, en que también participaba un tren Blindado. Se intentó incluso tender un pequeño teleférico de una capacidad de 500 kilogramos, que no llegó a estar operativo, por si fallaban las pasarelas.

El Puente del Generalísimo era la obra de paso más avanzada y casi definitiva, pero llegó a terminarse casi al final de la Guerra Civil, el 12 de marzo de 1939, cuando se oían en Madrid los últimos disparos derivados del llamado Golpe de Casado, por lo que en los dieciséis días escasos que faltaban para dar por terminada la Guerra Civil en Madrid, apenas hubo actividad bélica por esta zona. Las fotos que nos han llegado del legado de Deschamps, muestran un Puente del Generalísimo muy sólido, una zona inferior abierta para que discurriera el agua en caso de avenidas, y la citada entrada por debajo de la tapia del Club de Campo, para enlazar con la Casa de Campo, desde la cual se proveía de pertrechos bélicos, munición y víveres a las tropas asaltantes en la Ciudad Universitaria, facilitando la evacuación de heridos y muertos, todo ello con el máximo sigilo y de noche. A un lado contaba con una pasarela corrediza, y al otro la llamada “pasarela de la muerte”, ambas más endebles.

Albert-Louis Deschamps

Albert-Louis Deschamps fue fotógrafo de nuestra contienda en la parte final de la misma, años 1938 y 1939, trabajando para el bando de Franco y enviado a España por la Revista “L´illustration”. Pronto llamó la atención por la calidad de sus trabajos y se le puede acusar de cierta frialdad, sin comprometerse en zonas muy próximas al frente, sino más bien de retaguardia. A mediados de los años cuarenta la publicación “L´illustration” cerró. Deschamps acabaría sus días en un sanatorio psiquiátrico. El Estado Español, adquirió su trabajo a una de sus hijas, haciéndose su ingreso en el Archivo Histórico Nacional el 1 de Abril de 1993.

Este articulo ha sido visto 4.776 veces

Autor del artículo

José Ignacio Fernández Bazán

Comentarios

número de caracteres restantes: 500





Buscador

Suscribir al Boletín

Suscríbete a nuestro boletín para recibir las novedades. Ya somos 732 suscriptores

Fotos en tu eMail

Si quieres recibir las novedades que subamos a la web suscríbete al boletín de fotoMadrid. Puedes invitar a quien quieras. A la persona le llegará una invitación y tendrá que activar un enlace para quedar suscrito.