Matadero: Sitio donde se crea y promueve el arte destinado al abasto público

En este número vuelvo a La Gatera de la Villa con el reto de escribir sobre el Matadero. A pesar de tenerlo muy cerca aún no ha sido protagonista de mi blog, y no es por falta de ganas, más bien por todo lo contrario, hay tanto que contar sobre él que no se muy bien por donde empezar ¿arquitectura?¿historia?¿arte?. Todo se mezcla en este gigante neomudéjar de piedra berroqueña y ladrillo rematado con cerámica vidriada. 165.415 metros cuadrados repartidos en 48 espacios.

Es en 1911 cuando comienzan las obras del nuevo matadero municipal y mercado de ganado de la ciudad. El lugar escogido para él es la dehesa de la Arganzuela, a las afueras, junto al río, donde pastaban las reses. Los encargados del proyecto fueron J. Eugenio Ribera, ingeniero y pionero en el uso del hormigón armado en España y el arquitecto municipal Luis Bellido y González  que nos dejó otras joyitas como la rehabilitación de la Torre de los Lujanes de la plaza de la Villa o la encantadora Casa dos Portugueses que se asoma a  Gran Vía desde la calle del Caballero de Gracia. Antes de comenzar las obras, el propio arquitecto viajó a varias capitales europeas para tomar ideas de sus mercados y mataderos basándose finalmente en los que había visto en Alemania. El dato me resulta curioso pues el edificio y el uso al que está destinado actualmente siempre me ha hecho pensar en los centros culturales alternativos tan famosos de Berlín.

Su construcción influye también y mucho en la vida madrileña. Por lo pronto, esa zona alejada comienza a poblarse con los propios trabajadores, administrativos y matarifes, a los que se les construyen pequeñas viviendas frente al complejo. Esos pisitos amarillos que ocupan en triángulo parte del Paseo de la Chopera y de las Delicias conocidos como la Colonia del pico del pañuelo.

Pero no solo crece el barrio, también crece la gastronomía madrileña. Es en la posguerra cuando mujeres humildes acuden a las naves en busca de los despojos de las matanzas (tripas, casquería...) con los que alimentarse e incluso ganar algún dinero. Improvisan pequeños quioscos donde fríen y venden estas delicatessen castizas muy presentes hoy en nuestras verbenas, los famosos entresijos y gallinejas. Incluso Galdós las cita en Fortunata y Jacinta. "Era la vecina del bohardillón, llamada comúnmente la gallinejera, por tener puesto de gallineja y fritanga en la esquina de la Arganzuela".

Casi sesenta años estuvo en funcionamiento, pero las quejas de los ya muchos vecinos y la inversión que supone actualizar las instalaciones según nuevas normativas de la comunidad europea para el tratamiento de la carne da lugar al cierre definitivo en 1996 trasladándose su actividad a Mercamadrid. Es entonces cuando se empieza a pensar en su transformación. La palabra Matadero en Madrid va a dejar de significar degüello y sangre para evocarnos modernidad y espacio cultural.

Empezamos el recorrido bajando por el Paseo de la Chopera hacia la Plaza de Legazpi. Lo primero que nos encontramos son los establos. Donde antes había vacas hermosas ahora bailan esbeltos cisnes del Ballet Nacional de España y la Compañía Nacional de Danza que tienen aquí su sede desde 1991.

Practicamente al lado lo que fue el mercado de ganados y almacén de patatas se remodeló para convertirlo en un invernadero  con cuatro microclimas diferenciados  donde fotografiar flora tropical, subtropical y desértica además de varios acuarios. Es un bonito palacio de cristal y acero de estilo decimonónico que pasa desapercibido en la ciudad pero que llama bastante la atención al pasear junto al río y que además podemos visitar gratis de martes a domingo.

Llegamos a la Casa del Reloj, dónde se encontraba el despacho del director y las oficinas en que se realizaban los trámites administrativos y la contratación de trabajadores. Tenía también un restaurante y una biblioteca especializada en veterinaria.
Hoy es centro cultural y junta municipal del distrito de Arganzuela, y me atrevería a decir que el edificio más emblemático y encantador del barrio.

Nos acercamos ya a la zona de la chicha. El Matadero de verdad. Accedemos por el número 14 del paseo de la Chopera para encontrarnos en un amplio vestíbulo en lo que fue parte de la nave frigorífica, de hecho las puertas para acceder a él tanto desde la entrada como desde el patio tienen las características cortinas plásticas de dichas naves.

Si optamos por el pasillo de la derecha entraremos en "Intermediae" que se define como un laboratorio de producción de proyectos e innovación social. Está abierto a cualquiera que desee participar en la promoción de la cultura, para todos los vecinos, para todo interesado en temas culturales ya sea creador o investigador,  profesional o amateur.

Si vamos hacia la izquierda entramos en "Abierto x obras", al servicio de los artistas visuales que utilizan el espacio, el tiempo y la percepción  como parte de su obra y que exigen la intromisión del público para su total significado. La relación entre el arte y el lugar. Así, ha albergado instalaciones de Francisco Tropa, Pablo Valbuena o  el singular Jannis Kounellis. Personalmente me parece la sala más sobrecogedora pero atractiva, donde realmente se siente el pasado. Una antigua nave que contenía hielo en la que hoy se ven las huellas del fuego en el que ardió hace unos años. Merece una visita independientemente de la obra que albergue.

Junto a ella, la "Central del diseño" gestionada por la Fundación de diseñadores de Madrid y dedicada a todo lo relacionado con el diseño gráfico, industrial o de interior. A menudo también se imparten cursos de formación para profesionales y pymes. Además se realizan actividades divulgativas e incluso talleres infantiles. El logotipo que identifica al Matadero efectivamente salió de este congelador que antes mantenía los huevos frescos.

Llegamos a la "Cineteca". Dedicada exclusivamente al cine de no ficción es además la sede del festival internacional Documenta Madrid que goza de gran expectación entre los madrileños. Está compuesta por una gran sala de proyección llamada Sala Azcona en memoria al genial guionista de "El verdugo" o "El bosque animado"; un amplio plató de rodaje único en la ciudad; el archivo del festival con los 7000 títulos que han participado en él desde sus inicios en 2004 a entera disposición del visitante;  y la Sala B donde los creadores pueden dar luz a sus proyectos e ideas siempre que sean de no ficción.

Y una vez saciada nuestra curiosidad cinematográfica nos podemos sentar en una de las mesas de la cantina a tomar un refresco al calor  de  la antigua caldera  que hoy solo decora.

Salimos por la calle Matadero  para recorrer ahora las naves de degüello. En la de lanar tenemos las "Naves del Español". 5900m2 rehabilitados para disfrutar del teatro y experimentar con las artes escénicas. El año pasado Viggo Mortensen, si, si, Aragorn, estuvo trabajando aquí. Es quizá el espacio más conocido o como dicen en su página la piedra angular del proyecto.


En la de terneras, se encuentra la cafetería, perteneciente también a las naves del español y donde se representan obras más pequeñas: conciertos, music hall... Esta es quizá las más moderna y estética, algo tendrá que ver que la hayan decorado dos escenógrafos, Juan Sanz y Miguel Angel Coso. Aún sin que haya representación apetece sentarse a tomar unas cervezas pero si prefieres que te de el aire puedes salir a su terraza. Ideal para ir con niños puesto que pueden campar a sus anchas en Plaza Matadero.

Y en las de vacuno, dónde pasaban de 400 a 500 cabezas diarias, ahora las cabezas son pensantes. Es el punto de encuentro de los apasionados de la literatura. ¿No os ha pasado alguna vez que necesitáis a alguien que comprenda lo que habéis sentido leyendo un determinado libro? Pues este es el lugar para encontrarlo. Pretende fomentar la lectura no solo como entretenimiento también como herramienta para aprender a tomar las decisiones acertadas. Leer es crear futuro.

Justo detrás están las naves de exposición de ganado, que actualmente también son salas de exposición pero de arte contemporáneo, concretamente son la sede de la Fundación Arco que promueve el coleccionismo de este tipo de arte un tanto controvertido.
Quizá sean las más impresionantes arquitectónicamente hablando con techos muy alto y gigantes ventanales.

La nave gemela, también de exposición, está dedicada a lo que nos faltaba, la Nave de música. La conforman un pequeño estudio de grabación, un estudio de radio y un escenario  para pequeños conciertos. Lugar imprescindible para el día de la música que se celebra en Junio. Pero lo más interesante es que dispone de varios locales de ensayo que podrán ser alquilados por músicos en potencia. Imagino los titulares de la prensa extranjera para la entrevista de una nueva banda de gatos que pega en todo el mundo: "Ensayábamos en un matadero".

Todo esto son muchos datos, muchas palabras e impresiones propias, pero lo mejor es acercarse un día tranquilamente a conocerlo, no hace falta pasarse las horas muertas viendo cada obra o asistiendo a cada charla, simplemente hay que dejarse llevar por el lugar y observar la cantidad de posibilidades de ocio que ofrece. La primera vez que lo vi era una niña, cruzaba el puente de Andalucía en el veintidós y le pregunté a mi padre qué era ese edificio, quedé sorprendida con él. Hoy, después de toda esta "investigación" me entusiasma, estoy orgullosa de tenerlo en mi ciudad y sin duda lo incluiría como imprescindible en las guías de Madrid.

Este articulo ha sido visto 3.632 veces

Autor del artículo

Laura Cobisa

Comentarios

Laura (hace 3 años)

Calacho me hace mucha ilusión haberte traído tantos recuerdos. Ahora solo tengo tiempo para,mi bebé de tras meses que apenas si me deja conectarme al Internet, si no fuera por el móvil casi ni esto podría escribir, Jejeje. De todas formas pasate por mi blogspot Madrid-recondito.blogspot.com donde tienes más historias. Un saludo.

calacho(hace 3 años)

Gracias Laura por el articulo sobre el Matadero me a emocionado mucho, te esplico,yo vivi con mis padrs y hermanos en el barrio las carolinas, asta mi marcha asta Suiza en 1964 fui unos de los pioneros de las grandes emigraciones que se dieron en España por aquellas fechas,Suiza,alemania,holanda,ect,ectera,y aqui en Ginebra sigotenia 24 años y ahora tengo 72, mis recuerdos del matadero son muchos teniamos un cliente que venia todos los dias a tomar un chato en el bar donde yo trabajaba en la calle Teniente Coronel Noreña en casa Moreno y nos contaba cuantos animales habia matado al dia,tambien venian muchos mozos de transportes del mercado de frutas y verduras que se encontraba muy cerca de alli,bueno Laura hablando del mercado de frutas y verduras porque no nos haces un articulo de dicho mercado¿.
El año pasado cuando pase por Madrid para decir adios a mi querido hemano pasando por el puente La Princesa me llamo la atencion que aquel puente que pase tantas veces estaba cambiado aquel no era mi puente que paso en estos largos años sin pasar por Madrid, cuentame algo,gracias

laura(hace 5 años)

Gracias Alberto, es cierto que me faltó el invernadero, espero tener tiempo un día de estos para hacer algo sobre él en mi blog donde por cierto hay una historia sobre la casa del reloj. Te animo a que pasees también por él ;-)
Un saludo.

Juan Antonio(hace 5 años)

Hola Alberto,
Es culpa mía. Laura me facilitó a posteriori más fotografías, entre las que se encuentra la casa del Reloj, y aún no he podido subirlas.
Espero poder hacerlo en breve. Aunque me temo que en la versión de la edición en PDF va a ser más difícil, pues ese artículo ya está maquetado, e integrado en el borrador de la revista que saldrá a finales de este mes.

Alberto(hace 5 años)

Hola Laura,
Me ha gustado mucho tu artículo, porque aportas información y aportas sensaciones, lo que demuestra que te gusta Madrid y, más concretamente, este espacio que es el antiguo Matadero de Madrid. Todo ello a través de un "paseo", que siempre es na buena forma de conocer los lugares. Además, se trata de una zona sobre la que siempre he querido conocer más, y tu artículo me servirá como punto de partida más que imprescindible. ¿Me dejas que te ponga un solo "pero"? Pues que aunque las fotos son bonitas -especialmente la última de "Madrid Río y el Matadero", creo que hay dos imágenes también buenas del lugar: el edificio de Administración (la Casa del Reloj) y el actual Invernadero.
Por lo demás, felicidades por este interesante y espero seguir leyendo artículos tuyos.
Alberto Martín

número de caracteres restantes: 500





Buscador

Suscribir al Boletín

Suscríbete a nuestro boletín para recibir las novedades. Ya somos 732 suscriptores

Fotos en tu eMail

Si quieres recibir las novedades que subamos a la web suscríbete al boletín de fotoMadrid. Puedes invitar a quien quieras. A la persona le llegará una invitación y tendrá que activar un enlace para quedar suscrito.