Entrevista a Luis Zueco

Como historiador y fotógrafo, Luis Zueco (Borja, Zaragoza, 1979) es especialista en arte medieval y fortificaciones militares antiguas. Tras Rojo Amanecer en Lepanto, novela histórica ambientada en la famosa batalla y la guía de viajes Castillos de Aragón. 133 rutas, ha presentado recientemente su segunda novela, El Escalón 33, una apasionante trama de intriga conspiratoria donde la simbología asociada a los castillos españoles y la ambientación en lugares de la Villa y Corte juegan un importante papel.

P: ¿En qué género literario se enmarca El Escalón 33: novela histórica, thriller…?

R: Es complicado clasificarla. La novela está ambientada en la actualidad, es una trama de intriga, pero no es policíaca al uso; las novelas de thriller y policíacas tienen un ritmo muy rápido, en cambio las novelas históricas normalmente no. A pesar de ser un thriller tiene muchos elementos históricos y muchas descripciones de estilo histórico (sobre todo muchos detalles de Madrid). La verdad es que es una mezcla de géneros, ahora de hecho cada vez se mezclan más.

P: ¿Cuál ha sido la génesis compositiva de El Escalón 33?

R: La novela nació realizando un reportaje fotográfico de una fortaleza privada en un pueblo de Toledo que sólo se podía visitar en determinadas épocas del año. Caí en la cuenta de que en ninguna novela los castillos eran el hilo conductor. Pero necesitaba un elemento para unirlos: la marcas de cantero.

P: ¿Qué son las marcas de cantero?

R: Son símbolos que hay en algunos edificios medievales como castillos e iglesias. Algunos canteros hacían un símbolo en los sillares de piedra que tallaban. Fue en el siglo XIX cuando alguien cayó en la cuenta de que estos símbolos podrían significar algo. La teoría inicial dice que son símbolos para contabilizar los sillares. Otra teoría habla de cómo se tendría que colocar el sillar.

Hay algunos símbolos sencillos, como cuadrados o círculos, pero otros son tan complicados y extraños que se tardaría más en tallarlos que la propia piedra. A partir de ahí hay ciertas teorías que revelan que esos símbolos quieren decir algo más.

P: ¿En qué lugares de Madrid se ambienta la novela?

R: Está ambientada sobre todo en el Madrid medieval, concretamente La Latina, porque el personaje principal es una mujer que trabaja en la Biblioteca Nacional. Ella vive en la Cava Baja, que era el foso de la muralla medieval de Madrid [1] , en un piso que está basado en uno real en cuyo patio de la muralla de Madrid había un lienzo de diez metros de altura. Los castillos y las murallas medievales tienen mucho que ver en la novela. Se describe todo el barrio de Latina o el Rastro (la explicación de por qué se llama así).

En una de las fachadas de acceso de la muralla está escrito en un estilo tipo graffiti el lema de la fundación de Madrid: “Fui sobre agua edificada y mis muros de fuego son, este es mi emblema y mi blasón”. Esto es así porque el Madrid original fue edificado sobre la rueca que había en la calle Segovia, y porque la muralla medieval de Madrid, sobre todo la árabe, era de pedernal. Cuando atacaban la muralla por la noche, al chocar las puntas de metal de las flechas con el pedernal, saltaban chispas, por lo que desde lejos a los enemigos les daba la impresión de que la muralla era de fuego. Madrid tenía mucha agua, por ello se la elige como capital.

También aparecen en la novela, entre otros lugares, la emblemática azotea del Círculo de Bellas Artes, la calle Argumosa en el barrio de Lavapiés (porque uno de los protagonistas vive allí), el Valle de los Caídos, el Hipódromo de la Zarzuela o el Retiro, concretamente la estatua del Ángel Caído, que para mucha gente representa el demonio, ya que la leyenda dice que se encuentra a 666 metros de altitud, aunque la misma altitud media de Madrid está en 667 metros.

Uno de los personajes se va moviendo por hoteles de Madrid: el Westin Palace, con su famosa cúpula, el Hotel Santa Ana…, y otro personaje se mueve por museos, como el Prado o el Reina Sofía.

La protagonista tiene un juego con sus amigas en el que los jueves cada una tiene que llevar a las demás a un restaurante de Madrid que no conozcan para sorprenderlas. En un momento dado acuden a un restaurante que está en Escuelas Pías (Lavapiés): allí hay una Biblioteca de la UNED y un antiguo convento reformado en cuya azotea está el restaurante.

P: ¿Los lugares donde ambientas la novela son decisivos para el desarrollo de la trama o son meras descripciones?

R: Hay algunos que son curiosidades que encuentran los personajes y otros son clave, como todos los castillos, ya que los protagonistas tienen que ir buscándolos.

P: ¿Quiénes conforman la galería de personajes?

R: Silvia, la trabajadora de la Biblioteca Nacional, es en realidad el hilo conductor de la novela. La protagonista es mujer porque el personaje principal tenía que ser muy intuitivo. Su alter ego, Alex, es totalmente teórico. Trabaja en la radio y es experto en arte medieval. En un momento dado ella recurre a él, un poco a la desesperada. Él le va explicando a Silvia detalles de lo que va viendo y conociendo de Madrid, sobre todo de la época medieval.

Existe otra trama del libro que tiene que ver con un ladrón de arte. De hecho, la novela comienza con un robo en Pamplona de dos mapas del XVI que sucedió hace cuatro años. Luego hay otra mujer que no es sólo ladrona de arte, tiene otras habilidades, y roba en el Museo de Arte Contemporáneo de París.

Un cuarto personaje enlaza con los demás: es un aristócrata que tiene más claves de lo que está sucediendo que ningún personaje. Entra en conflicto con el ladrón de arte, que tiene su propia personalidad. Llega un momento central donde se unen todas las tramas, para luego volverse a separar.

En la novela hay tres actos separados: un primer acto que es totalmente madrileño, salvo alguna salida esporádica. Un segundo acto que se ambienta en diferentes castillos de España (tiene muchos elementos de viaje de iniciación), y un tercero que vuelve a Madrid pero cuyo desenlace no es en Madrid.

Silvia trabaja restaurando libros, ha ido avanzando profesionalmente y ahora tiene un trabajo más de gestión que no le gusta. Para matar el gusanillo, compra una serie de libros antiguos por Internet. Un día compra uno sobre Quevedo del que descubre algo especial que no tiene nada que ver con el escritor. A partir de ahí aparecen una serie de pistas que le indican que tiene que ir a una serie de castillos. Estas pistas describen los castillos, que contienen información para cuyo descubrimiento hay que saber un poco de historia medieval.

Ella no sabe lo que está buscando hasta muy avanzada la novela, va hacia delante porque siente la necesidad de que tiene que hacerlo. Los personajes van a ciegas hasta un determinado momento donde empiezan a ver un poco la luz.

P: ¿A qué hace referencia el título?

R: Tiene mucho que ver con el desenlace de la novela, con algo medieval. Es una clave, pero está totalmente oculta hasta el final.

P: ¿Cómo te has documentado para elaborar la novela?

R: La parte medieval de Madrid la conozco muy bien porque soy historiador y experto en fortificaciones medievales. Los detalles del siglo XVI los tenía de mi anterior novela y todo lo demás son anotaciones que he ido haciendo de por dónde me gustaría que se fueran moviendo los personajes. Quería que saliera un Madrid actual. La idea está en que el que lea la novela, cuando venga a Madrid visite los mismos lugares que los protagonistas. En el principio del libro aparece un mapa con la ruta por Madrid.

En la prensa nacional he buscado información sobre robos modernos de arte de los últimos seis o siete años, ya que todos los robos que aparecen en la novela están basados en la realidad. Intento hacer un seguimiento y clasificación de las noticias que van apareciendo.

Este articulo ha sido visto 3.111 veces

Autor del artículo

Germán García Tomás

Comentarios

Jaime(hace 4 años)

Una magnifica novela, innovadora y llena de sorpresas.

Os dejamos nuestra reseña:
http://novelas-historicas.blogspot.com.es/2012/05/el-escalon-33-de-luis-zueco.html

número de caracteres restantes: 500





Buscador

Suscribir al Boletín

Suscríbete a nuestro boletín para recibir las novedades. Ya somos 732 suscriptores

Fotos en tu eMail

Si quieres recibir las novedades que subamos a la web suscríbete al boletín de fotoMadrid. Puedes invitar a quien quieras. A la persona le llegará una invitación y tendrá que activar un enlace para quedar suscrito.