Árboles de Madrid. Ahuehuete del Retiro

AHUEHUETE DEL RETIRO (taxodium mucronatum)

El ahuehuete es un árbol originario y típico de Méjico, donde fue seleccionado en 1921 como árbol nacional, aunque también se encuentra en algunos lugares muy concretos del sur de Texas y de Guatemala.

En su lugar de origen se conservan ejemplares con edades comprendidas entre los 2000 y 6000 años. Es muy conocido el existente en el atrio de la iglesia de Santa María de Tule (a 12 km de Oaxaca) que, con un tronco de unos 52 metros de perímetro, es considerado como el árbol de tronco más ancho del mundo. También en México, pero en su capital, se encuentra el árbol de Moctezuma, un ejemplar de unos 700 años y una altura de 52 metros. Otro árbol famoso de esta especie es el de Colonia Popotla, ya desaparecido, conocido como de la Noche Triste, bajo el que supuestamente lloró Hernán Cortes tras la sublevación azteca que diezmó a sus soldados en 1520.

El ahuehuete se adapta a cualquier tipo de suelo con humedad suficiente y, adecuadamente drenado, soporta bien la sequía y aguanta aceptablemente la contaminación ambiental.

Su nombre Taxodium procede del griego taxos (tejo) y eidos (semejante), haciendo referencia a su parecido con el tejo (taxus baccata). Mucronatum (con pequeña punta) hace referencia a las hojas que terminan bruscamente en punta corta y aguda. El nombre común, ahuehuete, procede del náhuatl (lengua original azteca) ahuehuetl, atl (agua) y huehue (viejo), viejo del agua, por su abundancia a lo largo de los ríos.

El tronco se ramifica a poca distancia del suelo y tiene una corteza de color marrón rojizo, delgada y escamosa. La hoja, en forma de aguja, se mantiene en el árbol todo el año, aunque el color verdoso de la copa predomina en primavera y verano, tomando aspectos más cenicientos según van llegando los fríos y volviendo a reverdecer en primavera.

Las flores masculinas (formando largos racimos colgantes) y femeninas (más solitarias) aparecen entre marzo y abril y el fruto, una pequeña piña esférica, en octubre.

El ahuehuete del Retiro es el árbol más famoso de la ciudad. Con sus 25 metros de altura y su ubicación en el Parterre del Retiro, junto a la puerta de Felipe V y al Casón del Buen Retiro, llama la atención de los observadores paseantes que al acercarse descubren su ancho tronco encarcelado y sus ramas colgantes queriendo tocar el suelo.

Probablemente se trate del árbol más antiguo de Madrid, aunque sobre la fecha de su plantación y, por consiguiente, sobre su edad, se ha polemizado mucho. Tradicionalmente se ha establecido la fecha de 1633 como fecha de plantación del árbol, pero este dato es muy cuestionable por la existencia de otros árboles en Aranjuez, procedentes de semillas traídas de América a finales del siglo XVIII, de mayor porte y anchura. Es más sugerente la idea de que fueran precisamente estos árboles de Aranjuez los que sirvieron para diseminar sus semillas por otros lugares de España, incluido el Retiro madrileño. Por otro lado, cuando se creó el Parterre a principios del siglo XVIII, se despejó toda la zona y se liberó de árboles y arbustos (incluso el precioso jardín Ochavado existente) para delinear el nuevo espacio. Era la forma habitual de trabajar (así se hizo en los jardines de la Granja y Aranjuez) y no parece creíble que el árbol, de unos 80 años en ese momento, fuera respetado. Parece más adecuado considerar que el árbol fue plantado en el siglo XIX y más concretamente durante el reinado de Isabel II.

En cualquier caso se trata de un ejemplar impresionante, de unos 25 metros de altura y una circunferencia en la base de 6,40, que hace honor a su especie. Se trata del único ejemplar existente en el parque y en la ciudad (al menos de cierta envergadura). Si queremos contemplar otros, debemos desplazarnos a Aranjuez, y más concretamente a los Jardines del Príncipe. Allí podemos descubrir de qué estamos hablando e imaginar cómo sería un bosque de estos árboles. Es especialmente recomendable visitar los que se encuentran en el jardín Chinesco.

Forma parte de su leyenda considerar que durante la guerra de la Independencia, en la que el Retiro fue arrasado por las tropas napoleónicas, el árbol se salvó al ser instalada una batería de artillería en sus ramas. Otra salvación, y esta real, fue la que se produjo en 1991, cuando fue instalada la valla que lo rodea para evitar la tentación de trepar a su copa con el riesgo de caídas y el consiguiente perjuicio para el árbol.

El ahuehuete del Retiro es un árbol singular catalogado por la Comunidad de Madrid en el decreto 18/92 de 26 de marzo de 1992

Este articulo ha sido visto 7.792 veces

Autor del artículo

José Manuel García Valles

Comentarios

número de caracteres restantes: 500





Buscador

Suscribir al Boletín

Suscríbete a nuestro boletín para recibir las novedades. Ya somos 732 suscriptores

Fotos en tu eMail

Si quieres recibir las novedades que subamos a la web suscríbete al boletín de fotoMadrid. Puedes invitar a quien quieras. A la persona le llegará una invitación y tendrá que activar un enlace para quedar suscrito.