Antonino Nieto nos explica el VIII Festival de Poesía "Palabra en el Mundo", que anda estos días por los Madriles

La octava edición del Festival Internacional de Poesía "Palabra en el Mundo", que se celebra de manera simultánea en varias naciones, pasa por Madrid entre los días 12 y 25 de este mes de mayo que ya anda en el tiempo de descuento. Su cabeza visible en nuestra ciudad es Antonino Nieto Rodríguez, artista polifacético que trabaja desde la letra impresa al vídeo pasando por multitud de formatos.

- ¿Quién creó este Festival, cuando y con qué finalidad?

Este festival se creó hace ya ocho años (este año celebramos su octava edición). Son muchos sus creadores: todos los poetas que participan en cada edición y mantienen viva la llama que alimenta a la palabra como prolongación de lo mejor: de aquello que festeja al nacido, libre de servidumbres, rentas, miedos... “la única frontera el haber sido nacido”, por ejemplo... y todo, y ello, aunque sea el miedo –o la necesidad o el deterioro creciente, implacable- lo que de nombre a cuanto visible o no, en la alegría –en la consecuencia- emerja. Pero sí, en la organización y coordinación internacional, de Palabra en el Mundo, hay cuatro pilares fundamentales o fundacionales –que como si 4000 fuesen, sostienen el andamiaje de tan monumental y bendito despropósito- son: Tito Alvarado (presidente honorario), Gabriel Impaglione (director de la Revista Isla Negra), Alex Pausides (presidente festival internacional de Poesía de la Habana), Carolina Orozco (coordinadora del proyecto SUR). ¿La finalidad? la lucha por la paz, la solidaridad, la igualdad.. contra la miseria dominante...

- Hoy (noche del 19 al 20 de mayo) celebramos el acto más visible de esta edición, en el espacio Madiba de la calle de la Palma. Tenemos a poetas como Félix Martín o Patty de Frutos. ¿En qué ciudades, o en qué puntos significativos de Madrid se han celebrado actos de este Festival a lo largo de los años?

Los espacios de celebración han sido muy variados... sí, hoy celebramos en Madiba (calle de la Palma nº 15) la octava edición, y el año pasado lo hicimos en el Palacio de la Prensa (sede actual del PSM-PSOE), en la sala en donde fue juzgado y condenado a muerte el gran poeta Miguel Hernández. Allí hicimos un acto de desagravio al poeta y solicitamos se colocase una placa-denuncia-recordatorio de tan miserable hecho. El PSM lo aceptó y está haciendo todo lo posible para que en su momento, cuanto antes mejor,  se coloque dicha placa. ¿Otros lugares en donde hemos celebrado el festival? los Diablos Azules, Ciudad Flamenca... siempre en lugares y espacios muy especiales.

- ¿Sigue siendo la poesía la "hermana pobre" de las letras?. Los medios del viejo "mainstream" cultural le siguen prestando poca atención en comparación con el ensayo o la novela.

Sí, para los medios en general, la poesía es la casa o cosa invisible. Y para las TVs ya no digamos: para ellas simplemente no existe. No sé si precisamente por su no existencia y su invisibilidad, pero el caso es que la poesía está más viva que nunca. En multitud de cafés, bares, asociaciones, plazas... a diario una ingente cantidad –y calidad- de poetas, se reúnen para vaciar las putrefactas arcas de los diccionarios y regalarse un sin fin de nuevos y más cercanos significados, para abrir grietas en los despropósitos de lo sabido y restaurar lo mejor de lo inútil en el lugar de lo debido o indebido, por ejemplo. 

- Estamos a muy pocos metros de la Plazuela de Antonio Vega, un poeta urbano de finales del siglo XX al que uno de los músicos participantes en "Palabra en el Mundo" ha homenajeado. Un poco más lejos, en la Gran Vía, hay musicales en honor a bandas pop de esa época, y un poco más lejos todavía, en el espacio y en el tiempo, hay una Exposición, de la Biblioteca Nacional, en honor a la Generación del 14. ¿Vive Madrid demasiado pendiente de homenajear a glorias del pasado? ¿Debería prestar más atención a los que traigan oleadas de renovación cultural en el año 14, pero del siglo XXI, no del XX?

Homenajear o reconocer o tener presente a los que fueron o aún son, si nos contemplamos en aquella bendición que reza: “todo es en presente”, me parece bien. Pero disfrutando de y con los que aquí estamos. Con los invisibles, memoria; con los que aquí estamos, teatros y espacios públicos y financiación privada y pública... sin pedestales ni púlpitos, ni para unos ni para otros. Haciendo no cultura, esto es, vivificando a destajo lo siempre vivo: al nacido, no sus servidumbres.

- Cuando "lo moderno" estaba en Barcelona, en los años 70, la gente de la "gauche divine" se llevó críticas por los dos extremos de la Españaza más intransigente. La derechona les criticaba por "rojos", y la izquierdona (que también la hay) les criticaba por "demasiado intelectuales". Ahora se les reconocen los méritos, pues crearon una industria cultural de cuyas rentas ha vivido Barcelona (y buena parte de España) hasta hace muy poco. ¿Estamos en una situación parecida con algunos barrios del Madrid actual?.

Bueno, en aquellos tiempos vivía en Barcelona, entre otros, García Márquez... y “Cien años de soledad” se publicó en Argentina (su 1ª edición). Ya acertaban, de aquella ¿a cuántos y cuánto desconocemos, de aquello, gracias a esos aciertos? eso mismo o parecido sucede, ahora, aquí. Cualquiera que se dé un paseo por bares, pubs, calles, eso sí, con los ojos y oídos abiertos, podrá palpar y degustar la ingente cantidad de talento que esta ciudad respira. Pero existe, entre otras, la censura económica. Aquí se publica mucho, con mayor o menor, calidad... ¿cuanto de eso llega a los medios? Sin amigos, no existes. ¿El talento, el trabajo, la lealtad hacia lo primordial: -insisto “la única frontera el haber sido nacido”, por ejemplo-? aquí, hoy por hoy, se prima la analfabetización y el infantilismo -digámoslo así- de peor cuño: la crueldad contra el inocente... aquí la libertad es graciosa concesión... hasta ahora.

- La calle del Barquillo se especializó en comercios de electrónica, y la de La Palma va adquiriendo una identidad especializada con tiendas de "vintage", librerías y bares con personalidad propia que no son sucursales de nadie ni franquicias de nadie. Eso también genera envidias. Se dice que Malasaña es un nido de "hipsters", y a esos supuestos "hipsters" los critican desde los "ultras" hasta los anarquistas. ¿Sigue habiendo como hace medio siglo una corriente anti-intelectual evidente en determinados segmentos de población?

Esa corriente anti-intelectual que comentas se fomenta, incluso, desde los ámbitos de la llamada intelectualidad. Ese mirar por encima del hombro, ese hacer de menos y cultivar la jerarquía, también es rasgo distintivo de muchos de ellos. Mira, vivimos tiempos de vacas flacas, dicen... pues vamos a despilfarrar: la alegría no se ahorra. ¡pues no! aquí se castiga la alegría, la felicidad es cosa mal vista... y la igualdad de oportunidades es una reliquia a desterrar de la faz del viviente. Y así nos va. Aquí se fomenta al miserable (y  la miseria) y se prima la guerra (ahora la llaman competencia) entre ellos: entre los miserables, entre todos aquellos que de ciudadanos (fuese eso lo que no fuese) han pasado a ser verdugos. Y lo celebran ¿Quién no se ha encontrado un profesor, un camarero, un pijo o un mendigo, que no se haya creído el rey del mambo? Sí, las capillas, esas dentaduras protectoras de tantos privilegios, siguen existiendo. Aquí la posibilidad es insignia del hampa. exagero, sí, y mucho. Por si así, acaso, vislumbramos algo de lo que en el deslumbramiento continuo al que estamos sometidos, se oculta... y no nos mastica sin piedad.  

- Antonino Nieto es un veterano de las tertulias literarias del Café Comercial, y entre sus acólitos andan frecuentadores de las del Café de Oriente. Compagina perfectamente sus raíces gallegas con su residencia en Madrid. Todos los años se celebra un Día de las Letras Gallegas, pero no de las Letras Madrileñas, cuando el Madrid del siglo XIX era uno de los lugares con más literatos del mundo. ¿Eso es un síntoma de que Madrid sigue siendo un lugar acogedor que absorbe como propios a los artistas de fuera?

 

Me gusta esa idea de un Día de las Letras Madrileñas. Sería un día, intuyo, sin condicionamientos de sangre ni origen. Me encanta esta ciudad. Aquí -hablo de lo que percibo, de siempre, en la calle- a nadie se le pide denominación de origen. Es una ciudad de todos y para todos. En esta ciudad se cumple, en gran medida, y a pesar de los muros que un día y otro se empeñan en levantar las distintas administraciones y sus beneficiarios, aquel verso que tantas veces recito “la única frontera el haber sido nacido” o, dicho de otro modo y para no darse a engaño, a la pregunta capciosa, interesada, fétida, “¿pero de donde habrá salido este hombre?”, aquí, uno, yo mismo, responde: “de un útero, como tú”. El mundo, y esta ciudad no es menos, no conoce otro origen.

- ¿Puede darse hoy el caso de Miguel Hernández? Este hombre viene de la España rural, es un pastor de cabras, y aparece en la España urbana, lo que en parámetros de esos años era casi como salir de un planeta y aterrizar en otro, y sin embargo al poco tiempo, como tiene inquietudes por la literatura, ya se codea en los cafés con los mayores cerebros del país. ¿Se puede aspirar en 2014 a que Madrid sea así de receptivo?

Esta pregunta, en gran medida, la he respondido en la anterior. Claro que sería posible. Es más, me atrevo a decir que lo es. Esa actitud receptiva forma parte de los genes –antes se decía conciencia- de esta ciudad. Si así no fuese, Madrid no sería Madrid.

(Todo este diálogo se produce en unos días en los que uno enciende la radio y oye hablar de nacionalismos ucranianos, nacionalismos rusos y paneslavistas, cosas que parecen de tiempos del Zar o de las purgas de Stalin… en comparación el Madrid del primer tercio del siglo XX parece una cosa supermoderna, aunque luego se acabara esa época buena y como en el Sebastopol de nuestros días llegaran fanatismos de banderas y gentes con fusiles tomando las calles. Pero solo porque un pastor de cabras pudiera hablar de igual a igual en un café con académicos de postín ya mereció la pena el Madrid que discurre desde el 98 al 36).

Y con esto y un bizcocho, nos despedimos hasta la novena edición.

Fotografías por Pedro Echevarría Sánchez

Este articulo ha sido visto 3.350 veces

Autor del artículo

Juan Pedro Esteve García

Comentarios

número de caracteres restantes: 500





Buscador

Suscribir al Boletín

Suscríbete a nuestro boletín para recibir las novedades. Ya somos 732 suscriptores

Fotos en tu eMail

Si quieres recibir las novedades que subamos a la web suscríbete al boletín de fotoMadrid. Puedes invitar a quien quieras. A la persona le llegará una invitación y tendrá que activar un enlace para quedar suscrito.