El Museo del Prado descubre una obra de La Tour

Introdución

El director del Instituto Cervantes, César Antonio Molina, y el director del Museo del Prado, Miguel Zugaza, junto con el catedrático José Milicua, patrono del Museo y autor de la atribución, han anunciado el hallazgo de una obra inédita del pintor francés Georges de La Tour (1593-1652) perteneciente al patrimonio del estado y depositada en el Palacio de la Trinidad, sede del Instituto Cervantes. El descubrimiento de esta pintura, ahora identificada sin ningún género de dudas como «San Jerónimo leyendo una carta» de La Tour, constituye una noticia de singular importancia al incorporar una nueva obra al reducido catálogo de obras autógrafas del principal maestro francés del siglo XVII, y del que en España solo se conocía la existencia de una, «Ciego tocando la zanfonía», adquirida por el Museo del Prado en 1991 con fondos del legado Villaescusa.

El recién descubierto «San Jerónimo leyendo una carta» de Georges de La Tour representa la figura del santo de medio cuerpo, sin atributo alguno, visto en posición central, leyendo una carta con unos quevedos en la mano. A falta de documentación histórica, la atribución se basa, según el informe del profesor Milicua y otros expertos consultados, en la semejanza con la calidad de factura que acreditan otros originales del maestro, reconocible en detalles como la pincelada libre de la cabellera y los característicos toques de superficie a punta de pincel, así como en la comparación con sus composiciones de similares características.

Hasta la fecha, la única referencia bibliográfica antigua que había situado una obra de La Tour en España es una mención del conde de Maule, viajero del siglo XIX, que en 1813 señalaba la existencia del cuadro «Hombre que sopla sobre un tizón para encender la pipa, de Georges de La Tour» en la colección de Sebastián Martínez, coleccionista amigo de Goya que residía en Cádiz. El lienzo está hoy en paradero desconocido, aunque existen bastantes copias, por lo que la primera y única obra que hasta este momento cubría el vacío absoluto del gran pintor francés en España es la adquirida en Londres por el Museo del Prado en 1991, lo que multiplica la importancia de la noticia del reciente hallazgo de San Jerónimo leyendo una carta.



El reconocimiento de la personalidad de Georges de La Tour como uno de los pintores franceses más relevantes del XVII se inició en 1915, cuando el gran conocedor alemán, Hermann Voss, identificó certeramente al lorenés como el autor alguna de sus célebres composiciones nocturnas. Desde entonces, diversas exposiciones y una bibliografía reciente han ido profundizando y difundiendo el conocimiento de la obra de Georges de La Tour. En España, la única exposición que se le ha consagrado ha sido la realizada en 1994 por el Museo del Prado, en la que reunieron Los músicos de Georges de La Tour, con catálogo de Juan J. Luna, conservador del Museo.

Nacido en Vie sur la Seille (Lorena) en 1593 y fallecido en Lunéville (Lorena) en 1652, se sabe que fue «pintor ordinario» del rey de Francia y que recibió encargos tanto del duque de Lorena como de otros miembros importantes de la aristocracia lorenesa, pero la relevancia artística que tuvo en vida cayó pronto en el olvido. Por este motivo, no se conocen datos seguros sobre su formación artística aunque su evidente absorción temprana de elementos de estilo de cuño caravaggiesco podrían hacer pensar en un posible viaje de estudios a Italia, aunque no cabe excluir que esos elementos pudiera haberlos absorbido en Flandes o, menos probablemente, en París.

Este articulo ha sido visto 3.077 veces

Autor del artículo

Juan Antonio Jiménez Torres

Comentarios

número de caracteres restantes: 500





Buscador

Suscribir al Boletín

Suscríbete a nuestro boletín para recibir las novedades. Ya somos 732 suscriptores

Fotos en tu eMail

Si quieres recibir las novedades que subamos a la web suscríbete al boletín de fotoMadrid. Puedes invitar a quien quieras. A la persona le llegará una invitación y tendrá que activar un enlace para quedar suscrito.